Dosis de realidad

La "ejemplar" Transición Española, en esencia consistió en que, a cambio de dejarles jugar a los demócratas y permitir el acceso a ciertas cuotas de poder a sus líderes, los perdedores de la guerra, el pueblo llano, cedían en todo, se olvidaban de pedir justicia, tragaban con el sucesor que nombró Franco (un Dictador como la copa de un pino) y se "reconciliaban" con el bando ganador.  Simplemente, se tragó. "Hay que ser realista, no se puede hacer de otra manera". Eso se dijo. Consecuencia de ello, decenas de años después, miles de personas siguen preguntándose hoy qué fue de sus familiares, un juez ha sido represaliado por tomar cartas en el asunto, las generaciones actuales ya no tienen claro que la guerra civil fue una sublevación contra el régimen legal y democrático promovida por los poderosos y con la anuencia de la Iglesia Católica, y ya empiezan a ver a Franco como un venerable anciano que mandaba en España, y cuando ven fotos como las que últimamente publica el amigo Santi Pardo en Facebook (un hallazgo, por cierto) solo aciertan a preguntarse cosas como "¿qué nos pasó?" o "¿cómo pudimos llegar a eso?". Dosis de "realidad" entonces, y una situación tremendamente injusta ahora...

Años más tarde, el PSOE planteaba como uno de los pilares de la campaña en las elecciones que luego ganó por goleada: "OTAN, de entrada, NO". Bien es cierto que siempre se han movido en ese tipo de lenguaje ambíguo de quien ya de por sí lo es, y que no decían, como decíamos otros "NO a la OTAN", pero todo el mundo entendió lo que entendió. Y ganaron, hasta con mi voto, no voy a negarlo. Y les faltó el tiempo para volver a hablarnos a todos de las dosis pertinentes de realismo, al tiempo que se cuadraban marcialmente ante los mandos atlánticos. Más realismo, que en un mundo en el que ya no hay bloques, ni enemigos a batir, no ha significado otra cosa que gasto en armamento y muertes inútiles en muchos casos.

Luego han venido barbaridades ideológicas brutales, como aquello de que ser progresista está pasado de moda (matraca pepera de muchos años), personajes como Almunia (socialista también) defendiendo ferozmente la libertad de los mercados, el triunfo de lo gris, de ausencia de ideales, del realismo en estado puro con la victoria de Aznar, la posterior de otro hombre gris, Zapatero, y la más que previsible del tercero en discordia, Rajoy. Y vino la gran debacle: un montón de banqueros, empresarios y especuladores perdieron sus obscenas apuestas en el gran Casino Global, y como siempre ha sido, están ordenándonos a todos que les volvamos a llenar el bolsillo para continuar sus nefastos quehaceres. Son los poderes fácticos. Esos poderes cuya existencia han venido negando desde un lado y desde otro, entre burlonas sonrisas de prepotencia. Aquellos que no desaparecieron durante la transición. Los mismos que financiaron el golpe de estado del 36. Esos que también participan en especular con nuestra deuda, en pedir que nos terminen de exprimir a todos. No son demasiados, pero sí extremadamente feroces. Han ido chuleándonos la vida históricamente. Y jamás, jamás, han concedido por su voluntad nada que no les haya convenido a ellos más que a nadie.

Son los mismos que financian los "think tank" en los que solo hay un tipo de "think", el que -por otro lado- apoyan siempre los "tank". A ese pensamiento, que cuando no lo necesitaban no lo nombraban, ahora le llaman, cómo no, realismo.

Para otro escrito dejo pendiente cómo encaja en alguien que de verdad está indignado hablar de realismo, y qué espera un grupo que lo único que pretende es poco menos que darle una manita de pintura al sistema y que se ofenden mucho si les tachan de antisistema. Acabaré con un dicho del mayo del 68 francés:

"SED REALISTAS, PEDID LO IMPOSIBLE!"

1 comentario:

Nacho Sendón dijo...

Reconozco que me resulta extraño (ajeno, externo, impropio) hacer un comentario en este blog cuando lo que me apatece es tomarme una cerveza con el autor.

Pero no puedo dejar pasar esta oportunidad para decir que el autor pone el dedo en la llaga de una situación que ha tenido hoy un escelente reflejo en las declaraciones del jefe de los empresarios (http://www.elpais.com/articulo/economia/Rosell/pide/acabar/funcionarios/incumplidores/quienes/apuntan/paro/elpepueco/20110718elpepueco_10/Tes).

Quienes nos han echado el lodo encima se quejan ahora de que estemos sucios, pues sí que...