El Viaje

Foto gentileza de Elías Gomis
"Es un hecho demostrable e interesante, que todos los niños son ateos, y si la religión no les fuera inculcada, seguirían siéndolo"
Ernestine Rose

Ante la ya inminente visita del Jefe del Estado Vaticano a nuestro país, y como no podía ser de otra manera, dada la calidad humana de tan egregio personaje y todo que representa, ésta viene cargada de significados, de sentimientos, de polémicas encontradas, de discusiones bizantinas, de ataques entre modos de pensar (quizás siendo más justo, debería decir creer, al menos en algunos aspectos)...

Yo no soy creyente. Ni en este Dios, al que dice representar (y esto sería seguramente muy discutible) este señor, ni el Dios de los musulmanes, ni en el de los judíos...no soy animista, no soy budista, no tengo creencia religiosa alguna. No soy un hombre de fe. Y antes de que empiece el fuego cruzado, no le tengo especial manía a la religión católica, desde luego no más que a cualquier otra religión. Si se me apura, igual diría que menos que a otras religiones. Otra cosa muy distinta es que por el hecho de que miles de millones convengan, puesto que es difícil no hacerlo cuando desde pequeños así nos lo inculcan, en creer en determinadas cosas, esas cosas sean respetables. No lo son. No lo son, en tanto en cuanto dejan de ser una mera creencia, para convertirse en un herramienta de presión sobre las personas, o cosas peores. Bien es cierto que la mayoría de las religiones han dejado interesantes legados culturales, filosóficos, artísticos e -incluso- morales, como también lo es que en base a la mayoría de las religiones se ha matado (y se sigue matando), se ha torturado (y se sigue torturando) se ha presionado políticamente ( y se sigue haciendo), se han invadido espacios que no les corresponden (y no hay quien los saque de ahí). Por tanto, no puedo respetar a ninguna religión, a ninguna, precisamente por el hecho de ser lo que son: religiones.

Yo no hago distingos, para mí es tan, digamos, anodino, creer en la santísima trinidad, como atribuirle a un bisonte, a una vaca o a un árbol un estatus sobrenatural. No respeto a ninguna religión, pero sí respeto personalmente a infinidad de personas, buenos amigos, conocidos a lo mejor, personajes públicos o vecinos que tienen sus creencias (las que sean) y son magnificas personas. De la misma manera, pienso que algunas de esas personas me respetarán a mí, o al menos eso quiero creer.

Hecho todo este cúmulo de matizaciones, precisamente por el respeto a dichas personas, entremos en el famoso viaje. Hay argumentos económicos encontrados, los hay que defienden que es un derroche pagar semejante fiesta con los tiempos que corren, y también los hay que argumentan que la fiesta se paga sola y además dejará pingües beneficios en Madrid. Dicen que el doble de los gastos, más o menos. Me gustaría poder comprobar, aunque esto no va a ser fácil, si ambas partes (cuidado, digo ambas partes) mantendrían los mismos argumentos si en lugar del Papa estuviéramos hablando de un imán, que viniera a una convención mundial de las juventudes musulmanas. Yo creo que no. Es más, creo que la mayoría cambiaría justo al bando de enfrente. A partir de ahi, se puede ser todo lo demagógico que se quiera, pero a los curas no les vas a ganar a demagógico o a dialéctico, porque están preparados para la batalla. Los preparan en los seminarios (hablo de curas católicos, porque es el material que conozco, pero imagino que es parecido en los demás). Cualquier dato que esgrimas, lo van a rebatir, y tendrán a legiones de creyentes detrás apoyándoles ciegamente. De modo que ¿para qué?. Cuando se esgrime la voluminosa cantidad de 10.000 millones de euros que es lo que la Iglesia entre subvenciones, desgravaciones y ayudas se lleva al año, inmediatamente se disparan las mentes pensantes para rebatir, y lo hacen de modo sibilino: por ejemplo, la conferencia episcopal mide las subvenciones a los sindicatos en pesetas y las suyas en euros (¿son o no son buenos?) Así, 400 millones de euros son...unos 66.000.000 millones de pesetas!!!!! También callan y permiten que se extienda la creencia de que con la "equis" de la Iglesia en el IRPF se subvenciona al buque insignia de la Iglesia, en lo que a autodefensa se refiere: Cáritas. NO es verdad. Cáritas se nutre como el resto de ONG de la otra equis. Hasta tal punto de que la campaña de este año de cáritas invitaba a marcar las dos equis, sin terminar de levantar la perdiz, ya que eso sería dejar con el culo al aire a sus señoritos. Podría seguir, pero ¿para qué?

Volvamos al viaje. Este señor es un Jefe de Estado. No elegido democráticamente, de modo que está en una situación, digamos, medieval. Muy probablemente (si me equivoco, ya me disculparé), este señor vendrá, entre otras cosas, a enmendarle la plana a un gobierno (este sí) elegido democráticamente. Hagamos el ejercicio de pensar que cualquier "elemento", digamos Chávez, o el líder de Corea del Norte, o el presidente de Irán, todos ellos jefes de estado, vinieran e hicieran algo similar. Podrían hacerlo, pero ¿lo verían los seguidores del Papa igual de bien?. Seguramente no. Probablemente, si las hubiera (que igual no), se irian a cualquier manifestación en su contra, exigiendo respeto a los derechos humanos, democracia en sus países, etc.

Este señor, permite, y no censura, que sus representantes en mi país, arenguen a las masas contra los que no pensamos como ellos, (mejor debería decir, contra los que pensamos, no como ellos, que creen), llamándonos cosas tan piadosas como "asesino". Cuando Chávez o Castro han aludido al imperialismo español en la época de la conquista, todos nos hemos puesto como motos, y hablaban de nuestros antepasados. Ahora, estos elementos me llaman asesino y cosas similares. Incluso él, en su incesante labor pastoral, compara la situación actual de España con la del 36, y no hay más que tibias reacciones, si es que las hay. Podría hablar -pondré un ejemplo solo- del Dalai Lama, que nunca fue democrático, sino más bien teocrático, hasta que los chinos le dieron "boleta". Entonces, parece que tuvo una revelación. Pero es que el que viene con todo el ringo rango no es el Lama es el Papa.

¿Cual es mi opinión al respecto?. Mi opinión es que sobran las religiones, que han hecho y hacen más mal que bien. Que si algunas hacen más daño que la Católica (en estos momentos) es porque se les deja hacerlo, porque cualquier religión llegará hasta donde pueda en cuestión de acaparar poder. Por tanto, si están de más las religiones, está de más el Vaticano, como la Meca, como el Muro de las lamentaciones, como el Potala, y todos los que de una u otra manera, y jugando siempre con el pavor de la gente a la muerte y al más allá, abusan del poder que les confiere esa misma gente, que les considera el nexo de unión entre ellos y los dioses. Si está de más esa gente, también lo están el Papa, el Dalai Lama, los Imanes y los Sacerdotes Judíos. Y si ellos están de más, el viaje también.

Continuará...o no.

4 comentarios:

Carmen Riquelme dijo...

Me ha parecido fantástico. Mi enhorabuena.
Por poner un pero (y solo uno), se ha colado una errata y estas cosas delatan nuestra edad: donde hablas de la cantidad que cuesta semejante fiesta, dices 10.000 millones de euros. Entiendo que mientras lo escribías pensabas en pesetas (de ahí lo de la edad).
Un saludo

Diego Escolano y Amigos dijo...

Pues no, Carmen, puede parece un error, pero entre unas cosas y otras, y pese a que intentan disfrazarlo de muchas maneras, son 10.000 millones de euros. Por eso, para que parezca menos, convierte los 400 millones de los sindicatos a pesetas, amén de que no reconocen dicha cantidad, segun ellos es mucho menos

Diego Escolano y Amigos dijo...

Y gracias por tus comentarios, que soy un poco maleducado, y se me había olvidado

JAS dijo...

Mejor no se puede explicar . Añadiría que todas las guerras de este mundo comienzan por fundamentalismos religiosos